Conferencia de Cultura de Paz

Lunes, Mayo 29, 2017

El lunes 29 de mayo, el Palacio San Martín estuvo lleno de ideas sobre cómo implementar la Resolución 53/243 de las Naciones Unidas, también conocida como “Declaración y Programa de Acción sobre una Cultura de Paz”.

En la Conferencia, organizada por la Comisión de Cultura de Paz y Ciudadanía del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil de la Cancillería Argentina, se unió una audiencia diversa al escuchar a Domen Kocevar, el fundador y director de La Biblioteca Teosófica y Sala de Lectura de Alma M. Karlin, y a Alicia Cabezudo del International Peace Bureau – IPB.  

Patricia Pérez, coordinadora de la Comisión y directora del ILAPyC, junto con Fernando Lorenzo, coordinador general del Consejo Consultivo dieron las palabras de bienvenida.

Domen Kocevar, de Eslovenia, habló sobre la importancia de formar “Una Humanidad”, donde todos puedan vivir en paz y sin el miedo del conflicto violento. Mostró un video del trabajo que su grupo está haciendo en Europa y habló sobre la creación del “Instituto Una Humanidad” en Auschwitz para reflejar los terribles eventos que ocurrieron durante el Holocausto y permita a los visitantes un ámbito de reflexión en un lugar tan significativo para evitar que se repitan tales tragedias en el futuro.  

 Alicia Cabezudo, miembro del ILAPyC, también explicó sobre la importancia de la implementación de la Resolución 53/243. Aunque la resolución se escribió en 1999, planteó que la paz aún no se ha logrado. Se necesitan hacer más cosas y llegar a un mayor número de personas. Cabezudo presentó las seis “Líneas de Acción Estratégica para Instalar la Cultura de Paz”: 1) Desarrollo Institucional 2) Comunicación Social 3) Incidencia Política 4) Investigación Social 5) Responsabilidad Social, y  6) Participación Ciudadana. Desde estas seis acciones, Cabezudo plantea que se podrían alcanzar las metas de la resolución para que un día todos podamos vivir en un mundo sin violencia.

Aunque los expositores hablaron de temas intensos, hubo un aire de optimismo al final de la conferencia de la cual los participantes se llevaron distintas herramientas para seguir trabajando en la instalación de una Cultura de Paz.